jueves, 6 de septiembre de 2012

Cristina y los dioses - Cristina García Rodero

Para poder disparar una foto necesito emocionarme.
 Cristina García Rodero (Puertollano, 1949) es el primer español y cuarta mujer en la historia de la Agencia Magnum, convirtiéndose en miembro de pleno derecho en 2009. Su ingreso en la Agencia Magnum le supuso saber que su trabajo no se iba a perder o morir con el tiempo, que iba a estar bien custodiado.
 Durante dieciséis años recorrió España y parte del Mediterráneo (a pie, en el camión de un lechero o en autoestop) en búsqueda de tradiciones paganas y religiosas. El fruto de aquello se convirtió en una de sus mejores obras, España oculta, que fue galardonada en 1989 con el Premio Libro del Año del Festival de Fotografía de Arlés.
 García Rodero en un principio solo deseaba conocer su país y ver dónde estaban sus límites, su relación con la soledad pero pronto se dijo Cristina, esto es lo que te debe interesar más. Olvídate del resto y concéntrate en esos ritos. 
 Sí. Son dos maneras muy diferentes de enfrentarse al mismo tema. Por un lado la visión en blanco y negro es más la visión de una autora, mucho más libre, es más poético, más sentimental; y por otro lado está la fotografía en color, que es más documental. Yo lo que he intentado es resumir en una fotografía la esencia de una fiesta.
 Ha sido galardonada con el Premio Nacional de Fotografía en 1996, la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes en 2005, el World Press Photo (1993, 1997 y 2008) y el Premio de la Fundación W. Eugene Smith.
 Siempre he ido a lo que salga, a la aventura. Siempre sola. El viaje para mí es descubrimiento, conocimientos, poder compartir, ser testigo. Es regresar con un tesoro: traer imágenes que estén a la altura de lo vivido y hacer de eso una obra personal que te defina como creador y como persona, que es a lo que todos aspiramos en realidad.
 Estudió en la Faculta de Bellas Artes de Madrid, de donde fue profesora de fotografía hasta el año 2007. En los años setenta fue profesora de dibujo en la Escuela de Artes y Oficios.
 Mi experiencia en Madrid ha sido horrorosa. Acostumbrada a tratar con la gente de los pueblos, que es abierta y campechana, en las grandes ciudades te encuentras con muchas barreras, físicas y psíquicas. Hay una enorme desconfianza. En las ciudades cuando se ve a alguien con una cámara se piensa lo peor: mientras, que en los pueblos, te sonríen, te preguntan, incluso "juegan" contigo y hasta te persiguen para que les saques una foto. El fotógrafo tiene que ser muy luchador, pero hay circunstancias que te superan y te destrozan la moral.
Intenté fotografiar el alma misteriosa, verdadera y mágica de la España popular, con su pasión, el amor, la ternura, la rabia, el dolor, con su verdad; y los momentos más intensos y plenos en la vida de los personajes, tan simples como irresistibles, con toda su fuerza interior, en un desafío personal que me dio fuerza y comprensión y en el que invertí todo mi corazón,
 Se desplazó a numerosas zonas de conflicto, como Bosnia y Sarajevo, invitada por la UNESCO y Médicos sin Fronteras.
 Lo que empezó siendo un viaje por España continuó por todo el mundo. Haití ha sido uno de los destinos que más ha repetido. García Rodero ha documentado como nadie los ritos del vudú.
 Se puede conocer Haití a través de las fotografías de Cristina García Rodero y de la lectura de Amor, ira y locura de Marie Vieux-Chauvet.
 Se puede nacer con sensibilidad: pero cualquier lenguaje exige un conocimiento previo de la técnica. Enseñar "a ver" es muy difícil. Enseñar a sentir es muy difícil. Pero si te están enseñando a educar tu sensibilidad, a descubrir la historia, tienes mucho ganado. Lo que está claro es que la técnica no lo es todo. Ayuda, simplemente.
  García Rodero siempre recuerda la frase de Cortázar que dice: Entre las muchas maneras de combatir la nada, una de las mejores es sacar fotografías.
Su exposición Entre el cielo y la tierra es para ella el proyecto más ambicioso de su carrera y al que más tiempo ha dedicado. El monográfico quiere retratar diferentes festivales de música y el mundo del sexo y del erotismo.
 Sus fotografías sobre rituales en Haití se expusieron por primera vez en la Biennale de Venecia de 2001.
Antes de ingresar en Magnum fue miembro de la prestigiosa Agencia Vu durante más de quince años.
                                                    La fotografía me ha hecho ser más valiente. 



A Cubierta recomienda - 

España oculta, Cristina García Rodero
Lunwerg Editores, 1999

Cristina García Rodero
Photobolsillo, La Fábrica, 2009


SOFÍA CASTELLANOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario